SERVICIOS PARA TU EMPRESA
INGRESA TU CURRICULUM AQUI
CONOCE NUESTRA ORGANIZACIÓN
 
   

 

Cómo negociar nuestro salario?
La negociación para lograr un aumento de sueldo debe ser planificada con inteligencia. Aquí te damos algunas sugerencias para obtener un beneficio.

Cómo negociar un aumento de sueldo

Quizás hace ya un tiempo que estás en la empresa en que trabajas, tus habilidades han mejorado con la práctica, te has perfeccionado en algún área, y crees que tu trabajo merece un reconocimiento. Consideras que un aumento en tu salario no sólo es necesario, sino justo. Claro que, como están las cosas, sabes que no es fácil que te lo den así sin más. Entonces, deberás prepararte, antes de hacer tu reclamo; elaborar una estrategia y propuestas alternativas, para el caso de que la respuesta sea “no”.

 

Argumentos para negociar el aumento salarial

En primer lugar, sería bueno que averiguaras cuánto es el salario habitual en el mercado, para la tarea que desarrollas o el puesto que ocupas. Podemos tener muchas pretensiones, pero cuando es la oferta y demanda la que marca las pautas, tenemos dos opciones: adaptarnos, u ofrecer “valor agregado”, algo que otros no ofrezcan.

 

Si el salario de mercado está por encima del que percibimos, tenemos la mitad del camino allanado: en tu empresa, seguramente, no desconocen esta situación. Pero si no es así, y lo que percibes está en el promedio de lo que se paga, deberás analizar a fondo cuál es tu “valor agregado”, qué aportas a la empresa, qué hace que estés por encima del promedio de quienes trabajan en el mismo puesto. De ese modo, podrás señalar la ventaja que representa a la empresa contar contigo para ciertas tareas.

 

Alternativas al aumento salarial

Como decíamos, en caso de que la respuesta sea negativa, debes tener un plan alternativo. Por ejemplo, si no hay posibilidades de recibir un aumento, conseguir algunos beneficios adicionales. Es posible que a la empresa no le signifiquen un gran desembolso, y a ti pueden representarte una mejora en tu calidad de vida.

 

Puedes solicitar, por ejemplo, una mejora en la cobertura médica, ya sea un cambio de empresa, o un plan mejor. La diferencia de dinero la pagaría la empresa. No significa un aumento real del dinero que recibirás en mano, pero para ellos será un desembolso menor.

También puedes pedir un cambio de horario, que te resulte ventajoso porque estudias, o necesitas tiempo para otra actividad. O trabajar algunos días de la semana desde casa, si el trabajo que haces lo permite. Quizás te convenga repartir tus vacaciones entre verano e invierno, aunque en la empresa no se acostumbre hacerlo, o tener algún día libre en la semana.

 

Reconocer las limitaciones al pedir aumento salarial

Todas estas alternativas dependerán de varias circunstancias: cuán flexible puede ser la empresa con estas situaciones; cuál es el tipo de trabajo que realizas; tener muy claro que, cualquiera de estas ventajas que puedas conseguir, no le significan un trastorno a tu equipo de trabajo o sector (en cuyo caso, terminaría volviéndose en tu contra, si les complica la vida a los demás).

 

Si nada funciona, y realmente sientes que la situación no te satisface, quizás debas pensar en la posibilidad de cambiar de empleo. Si llegaras a tener alguna oferta concreta de otra empresa, podrías intentar volver a negociar, si es que deseas permanecer donde estás, ya que estarías en excelente posición para plantear tu reclamo.

Fuente:http://oficinaybienestar.com

 

Regresar

 
GENTE AL DIA. Av. Libertador, entre Palmas y Acacias, Edif. La Línea, Ofic. 31-A, La Florida, Caracas. Venezuela.
Teléfonos: +58 (212) 793.4008 / 794.2877 / 794.0833