SERVICIOS PARA TU EMPRESA
INGRESA TU CURRICULUM AQUI
CONOCE NUESTRA ORGANIZACIÓN
 
   

 

Cuando el trabajo se transforma en una tortura. ¿Prisioneros de una pesadilla?
Tomar la decisión de cambiar de trabajo a veces deja de ser una elección que pueda ser procesada deliberadamente.

Existen contextos laborales negativos en los que la desvalorización del capital humano se transforman en la moneda corriente con la que se comercia el contrato psicológico de los empleados.

La libertad de pensar, sentir y actuar se acota, y la frustración se apodera de las emociones básicas.

El pensamiento imperante de quien lo padece es el de huida o escape. "Necesito escaparme de este calvario" "No quiero entrar a mi trabajo"; " No soporto más este lugar" "¿ Cuánto tiempo más tendré que resistir? " Estoy perdiendo las fuerzas".

La des-motivación y el desgano se entrecruzan en el pensamiento, mientras la trampa vital referente a la dupla continuar-abandonar se encarna en indecisión, dando origen a una desazón característica de una crisis laboral.

Trabajar en contextos adversos provoca una sensación de malestar insoportable, que genera una enorme disminución de la autoestima, y pone en riesgo la salud mental y psíquica.

  • ¿Lo único que queda es soportar?
  • ¿Renunciar al empleo?
  • ¿Cómo afrontar los gastos fijos, si se accede al impulso imperioso de huir de la empresa?
  • ¿Vale la pena arriesgarse a perder la indemnización con tal de no seguir soportando?
  • ¿Es una buena salida renunciar y salir a buscar trabajo en un contexto altamente adverso?

¿Entonces qué hacer?

  • Definitivamente la mejor alternativa es trabajar y gestionar el cambio de manera graduada mientras se evalúa la inserción en algún puesto diferente.
  • No dar rienda suelta a los impulsos y dejar el trabajo de un día para el otro.
  • Elaborar un plan de transición
  • Analizar las condiciones del mercado
  • Evaluar las posibilidades de acuerdo al perfil personal en relación a las oportunidades de reinserción

¿Qué hacer en estas situaciones?

Los pasos a seguir requieren un análisis minucioso. Es importante no dejarse guiar por la emoción pura.
Ser analítico y previsor. Consultar con profesionales serios y éticos pueden ser excelentes alternativas para gestionar el cambio, aún en medio del gran dolor que implica trabajar en un lugar en el cual una persona se siente desvalorizada, oprimida, angustiada, e inhibida en la producción de su potencial laboral.

Fuente: http://proyectovocacional.blogspot.com.ar/

 

Regresar

 
GENTE AL DIA. Av. Libertador, entre Palmas y Acacias, Edif. La Línea, Ofic. 31-A, La Florida, Caracas. Venezuela.
Teléfonos: +58 (212) 793.4008 / 794.2877 / 794.0833